Blog

employee experience

Cómo conseguir empleados más comprometidos en tiempos de teletrabajo

30/11/2021

El valor que un empleado comprometido le aporta a su empresa no es cuantificable, pero sí es algo capaz de marcar la diferencia.

Podemos ver cómo los trabajadores que más se solidarizan y empatizan con su negocio empujan de este siempre que hace falta. Tienen un valor humano muy fuerte que es necesario cuidar y que estos últimos meses se ha visto muy afectado. Vamos a ver algunas posibles causas y qué pueden hacer las empresas para salvar este bache.

¿El empleado comprometido es el modelo clásico de trabajador?

Lo cierto es que no. Ya antes de la pandemia se comprobó que eran prácticamente una minoría. Según una encuesta de Gallup realizada en empresas estadounidenses, solo el 30% de los empleados se sienten de alguna manera vinculados a su empresa. Como podemos ver, la gran mayoría sencillamente lo consideran un trabajo y poco más. Esto puede deberse a varios motivos.

Uno de ellos será la employee experience, es decir: la experiencia que tenga el propio usuario de su trabajo. Esta tiene que ser cuanto más positiva, mejor. Y es que también la propia marca tendrá que trabajar para que sus empleados la vean como un valor de futuro y un sitio en el que quieran estar.

En la misma encuesta se vio que hasta un 16% de los trabajadores están nada vinculados o vinculados en absoluto con su empresa. ¿Y qué genera esto? Principalmente gastos, ya sea de manera directa o indirecta. Podemos pensar varios supuestos en los que una mala actitud genera pérdidas. Ya sea una mala atención a los clientes, un trabajo ineficiente, mala praxis que directamente produce más gastos… De ahí que sea crucial que la experiencia de los trabajadores sea todo lo favorecedora posible.

Otros países, como por ejemplo Chile, tienen una implicación de los trabajadores mucho más baja, siendo en algunos puntos alarmantes. El mayor riesgo aquí es que la mayoría de la plantilla pueda empezar a padecer el Síndrome del Burnout. Es decir: sentir una total desconexión con los objetivos o compromisos que ha asumido la empresa. Esto no solo causa insatisfacción, sino que redunda directamente en el mal funcionamiento y rendimiento de la empresa.

Lo importante aquí es entender que, este modelo de empleado nunca ha sido mayoría en la plantilla de trabajo. Pero es que a raíz de la pandemia, incluso, se han visto más reducidos. Veamos cómo ha afectado el teletrabajo a los más ligados de la plantilla.

Efectos del teletrabajo y la pandemia

empleado comprometido

¿Qué ha provocado la COVID-19 en buena parte de las empresas? Pues lo cierto es que aquí podemos encontrar datos contrapuestos. En algunos sectores (especialmente el tecnológico o el de las energías renovables) se ha incentivado un poco el compromiso empresarial. Gracias al teletrabajo muchos trabajadores han encontrado una forma mucho más cómoda de cumplir los objetivos. Y han empezado a dedicarse a la empresa de otra manera diferente.

¿Por qué ha ocurrido aquí? Tal vez porque son empleados que saben organizar y gestionarse el tiempo, o porque han recibido una inyección de libertad que les ha permitido conjugar el mundo laboral con el familiar. Encontrando así una situación que les conviene mantener. ¿Pero cuál es la realidad de otros sectores y otros países?

Aunque es difícil precisar, sí que han aparecido lugares en los que la nueva situación tan solo ha servido para desvincular todavía más a muchos trabajadores de su propia empresa. A veces el ambiente de trabajo y los compañeros son fundamentales para crear un clima adecuado y un ambiente propicio para el trabajo y el compromiso. En estos casos el teletrabajo ha sido contraproducente, ya que ha provocado que los trabajadores tengan menos contacto entre ellos y, en algunos casos, sientan su empresa como algo incluso más distante y lejano.

Hay que estar atentos a cómo se va a evolucionar en este tipo de cuestiones, ya que si la satisfacción o implicación siguen cayendo en picado, la propia empresa, sus ventas y su relación con los clientes puede terminar por agrietarse y perder eficiencia.

¿Cómo mejorar el employee experience?

Hay algunos consejos que se pueden poner en práctica para mejorar el engagement de los empleados con su propio trabajo. Vamos a analizarlos:

1. Una buena estructura de trabajo

Cuando uno se siente parte de un engranaje es cuando mejor puede trabajar y funcionar. Por lo tanto, será esencial en este sentido que todos los empleados sepan bien cuál es su función y quién se la tiene que indicar. Reforzando el mando podremos mejorar también la experiencia.

2. Una buena cohesión de equipo

Tiene que haber puntos en común entre los empleados, espacios o actividades que se compartan. Ya sean actividades dentro del horario laboral o fuera de este. Y, de la misma manera, hay que facilitar espacios en los descansos para que se comuniquen, se entiendan bien y desarrollen un vínculo (por estrecho que sea) que les ayude a interactuar mejor entre ellos.

3. Una comunicación fluida

Como hay que adaptarse a situaciones laborales de todo tipo, la comunicación entre los empleados tiene que fluir. Para esto, podemos optar por todo tipo de vías telemáticas o presenciales. Desde reuniones hasta nuevas redes sociales exclusivas para el trabajo. Algo que desmotiva mucho es la sensación de que nadie está al mando o de que uno no tiene con quién comunicarse o a quién preguntarle sus dudas.

4. Evitar el desgaste de equipo

Por lo tanto, tenemos que evitar las sobrecargas de trabajo o emitir una recompensa en estos momentos. Tiene que parecer que todo esfuerzo extra se valora positivamente desde la empresa, y no que sea algo que haya que dar por sentado. Esto ayuda a que vean con justicia y con amistad a la propia marca.

En definitiva, conseguir un empleado comprometido en tu empresa no es sencillo, como tampoco lo es mantenerlo motivado. Sin embargo, los beneficios de hacerlo son muchos, ya que puede redundar en el éxito de tu negocio. Si necesitas soluciones para una plantilla más cohesionada, no lo dudes y pregúntanos.

Outsourcing_IT

 

Volver

Categorías