Blog

SCRUM Un chica explica los post-its de un tablero kanban agileen una reunión de equipo

SCRUM: cómo definir objetivos de Sprints para tener éxito

21/05/2021

SCRUM es una metodología ágil que nos permite regular las mejores prácticas de trabajo colaborativo y así obtener el mejor resultado posible en un proyecto.

Hablamos de una forma de trabajo, implementado en empresas grandes y pequeñas, que ofrece capacidad de reacción, impulsa la innovación y la creatividad de los equipos, y permite ser más productivo.

Qué es un Sprint

La parte más importante de SCRUM es el Sprint, que es el nombre que le damos a cada uno de los ciclos o iteraciones que se realizan dentro de todo proyecto. La ventaja de los Sprint es configurar un ritmo de trabajo, con tiempos predefinidos, que nos permitan ofrecer entregables o productos totalmente funcionales al cliente.

 

Un chico actualiza los post its de un tablero kanban agile durante la definición de objetivos de sprint

 

Importancia de los objetivos de Sprint en un proyecto SCRUM

En muchas ocasiones nos encontramos con que los equipos se olvidan de un punto fundamental en todo proyecto SCRUM: los objetivos de Sprint o Sprint Goals. Estos objetivos se crean en la planificación de todo Sprint y son las metas establecidas y alcanzables por el equipo de desarrollo en el periodo definido.

 

Programar tus eventos Scrum ahora más fácil con Teams

 

Los objetivos dan valor al Sprint, y se suelen definir en la fase de planificación, aunque no es extraño reajustarlos durante la iteración en función de las incidencias que se vayan produciendo. Gracias a los objetivos tendremos un equipo motivado y conocedor del trabajo a realizar durante el siguiente periodo, dando sentido y coherencia a las historias de usuario, también conocidas como funcionalidades de negocio, y tareas técnicas incluidas en el Sprint.

 

La relación de los objetivos de Sprint con la consecución de resultados

Es bastante común ver que los equipos solo planifican tareas, y que la base del éxito del Sprint es la realización de estas. Nada más alejado de la realidad. Aunque desde un punto de vista productivo puede parecer correcto, desde un enfoque Scrum es una mala práctica que no ayudará a alcanzar los resultados esperados.

 

Cómo podemos valorar el éxito de un Sprint

 

Muchos equipos completan el 100% de las tareas planificadas, pensando que con ello han realizado su trabajo. Esos equipos sienten que han acometido el desarrollo en el tiempo establecido, pero en realidad no han alcanzado la meta principal: ofrecer valor de negocio con el Sprint.

La clave de todo Sprint es que nuestro cliente pueda evaluar y utilizar el desarrollo completado. Si esto no es posible, no nos estamos ajustando a la filosofía SCRUM, que consiste en entregar valor en cada iteración, y que ese valor pueda ser usado por el destinatario del producto.

 

Ejemplo de objetivo de Sprint

Imagina que estamos desarrollando una aplicación de facturación. En la definición de un Sprint de este proyecto podemos establecer el objetivo de “crear facturas por parte del usuario”. En este Sprint determinaremos el alcance de esta funcionalidad a desarrollar, qué datos son necesarios y qué acciones complementarias se deberán configurar (por ejemplo, “imprimir la factura”). A partir de la planificación y definición del Sprint, nuestro equipo ejecutará las tareas para alcanzar el objetivo en un formato medible y valorable.

 

Te formamos y acompañamos en tu transformación ágil

 

¿Qué ocurre si se producen imprevistos durante el Sprint? En este caso, es posible que se esté comprometiendo seriamente alcanzar el objetivo. Hay que entender que una situación así en absoluto cambia el objetivo, sino que lo que debemos hacer es alterar el alcance del Sprint para entregar lo acordado, no desarrollando funcionalidades menos importantes. En nuestro ejemplo, no realizaríamos la funcionalidad “impresión de factura”, centrándonos en lo relevante, la “creación de la factura”. Esto nos garantiza ofrecer el desarrollo principal, totalmente funcional y en el tiempo planificado. La funcionalidad pendiente deberá trasladarse a un nuevo Sprint.

Gracias a SCRUM ofrecemos calidad de producto, se consolida el compromiso con el cliente, aumentamos la rapidez de ejecución y mejoramos la productividad y motivación del equipo. La definición de objetivos genera confianza en el cliente. En Pasiona utilizamos metodologías ágiles en nuestros proyectos desde hace más de 10 años. Esto nos ha permitido ofrecer siempre resultados a nuestros clientes. ¿Qué te parece poner en marcha en tu negocio un modelo que te garantiza el éxito? ¡Llámanos para asesorarte y ayudarte en tus iniciativas!

Volver

Categorías