Blog

Técnica del card sorting

La técnica card sorting y ux: qué es y cómo usarla para optimizar la experiencia de usuario

29/03/2022

La técnica card sorting se ha convertido en un complemento esencial para cualquier proyecto UX. A continuación, se ofrecen todas las claves para sacarle el máximo partido posible.

En este artículo...

Qué es la técnica card sorting y UX

El término se traduce como clasificación de tarjetas. Consiste en una forma de investigar agrupando etiquetas por grupos para gestionar mejor la experiencia del cliente. Se utiliza básicamente para ordenar la arquitectura de la información que incluye un producto digital. El objetivo es que la UX sea más sencilla y que el usuario final encuentre lo que busca en menos tiempo.

Tipos existentes

Se puede llevar a cabo de tres maneras distintas.

Abierto

Se le permite al usuario que agrupe los conceptos como prefiera y también que use cuantas categorías desee. Será al finalizar cuando tengan que ponerle un nombre a cada grupo de tarjetas.

Cerrado

Se presentan distintas categorías o grupos en los que el usuario deberá colocar las tarjetas. El objetivo es conocer cómo lo hace de forma natural. Es de enorme utilidad para comprobar si la clasificación realizada por la empresa se entiende por parte del cliente final.

Mixto

Es muy eficaz. Permite aportar categorías fijas para ordenar las tarjetas, pero con la opción de generar agrupaciones distintas. Se consigue así conocer cuál es la organización más lógica para el usuario.

Card sortingTres formas de organizar la sesión

Es necesario determinarlo con anterioridad para elegir uno de los tres tipos anteriores. La meta final es conseguir aumentar la interactividad con el usuario final.

En persona

Es imprescindible porque se verifica, en tiempo real, la reacción a cada categoría. También es positiva, ya que permite conocer cuándo surge la duda y qué solución es la más acertada para resolverla.

En grupo

Ayudan a crear agrupaciones más genéricas de contenido. Suelen ser más divertidas para el usuario, pero tienen el riesgo de no poder conocer la reacción individual de cada persona.

Remota

Hoy en día es muy fácil usar el entorno digital para llevarlo a cabo. Ayuda a ampliar el abanico de opciones y a hacer comparaciones a mayor escala. Además, muchas herramientas te permiten ir asesorando a cada persona durante el proceso, sería un formato moderado. Una de las herramientas más usadas actualmente es Optimal Workshop.

Por qué realizarlo en los proyectos de UX

Optimizar el UX es sinónimo de un aumento del tráfico de una página web. Por lo tanto, la mejora de la experiencia de usuario va de la mano de la correcta investigación del comportamiento de los usuarios. Sus ventajas son:

  • Su eficacia. Es una prueba relativamente sencilla que permite conocer si la web de una empresa está bien organizada y estructurada.
  • Su ayuda a la hora de etiquetar las categorías y de diseñar los menús más eficaces. El usuario potencial ofrece todas las claves necesarias para lograr el éxito. Incluso decide dónde colocaría la página principal y cuál sería la navegación ideal por la web.
  • Su contribución a dejar de diseñar a ciegas.

Quien trabaja en un proyecto de UX suele perder la perspectiva tras cierto tiempo. Permitir que sus destinatarios lo utilicen ayuda a corregir errores antes de subirlo a la red.

El conocimiento de la oferta de productos o servicios provoca que se realicen clasificaciones a nivel interno que quizá no sean eficaces a nivel externo. No hay mejor manera de comprobarlo que exponiendo la clasificación a quien terminará consultándola.

consultoria-ux-accesibilidad-mimetizo¿Cómo se lleva a cabo la técnica card sorting?

El proceso es bastante amplio y exige que se den unos pasos concretos que ahora se detallan.

La definición de los objetivos

Puede ser la estructura de la página web o la creación de subcategorías de un menú. Se recomienda que se definan muy bien los objetivos, ya que de ellos depende el éxito de la técnica.

La recopilación de la información

Es toda la relativa al objetivo. Se aconseja que se facilite la lista completa de los distintos tipos de producto. Lo que se le ofrezca al colaborador ha de ser claro y conciso para evitar errores interpretativos.

La redacción de las tarjetas

Una tarjeta por producto es lo más adecuado. Luego habrá que formar las categorías principales y las subcategorías o temas asociados. La clasificación también la puede llevar a cabo el investigador ante el participante para conocer su opinión al respecto.

La selección de los usuarios

Los proyectos de complejidad media o baja son exitosos con unos 15 participantes. Los más complicados necesitarían en torno a 30. De apostarse por la modalidad presencial, lo mejor es crear grupos de pocas personas.

La observación

Tanto de la clasificación de las tarjetas como de los comentarios realizados. Se recuerda que se trata de una sesión abierta donde se debe instar a que se realicen preguntas y propuestas. Grabar en vídeo o tomar fotografías de la sesión es conveniente.

El análisis

Los datos obtenidos han de ser recopilados y analizados de forma adecuada. De ellos dependerá la arquitectura de la información del proyecto.

Ejemplo práctico

La técnica se adapta muy bien a las encuestas. Un ejemplo podría ser el cambio del diseño de una web. Se pide la opinión del cliente, se proponen diversos ejemplos de menú y clasificación y se insta a que se vote el más adecuado. Es aconsejable que se grabe la sesión y que se ofrezcan propuestas para conocer la opinión real de los usuarios potenciales de la web.

Como se ha comprobado en este texto, la técnica card sorting ayuda a conseguir que la UX sea óptima y, sobre todo, a entender mucho mejor al usuario potencial.

Volver

Categorías