aplicaciones móviles

7 beneficios de las aplicaciones móviles para empresas

Equipo Mobile 25/10/2022

    Las aplicaciones móviles para empresas se han convertido en una nueva manera de acercarse al cliente final. Comentamos sus claves y beneficios.

    La importancia de las aplicaciones móviles para las empresas

    El desarrollo de aplicaciones móviles para empresas es sinónimo de adaptarse a las exigencias de nuestros clientes. Un buen ejemplo de ello son las aplicaciones móviles para empresas, esenciales para facilitar el transporte de mercancías y desplazamiento de cada empleado.

    Además, una aplicación aumenta la visibilidad en Internet de la compañía. Su programación es sinónimo de poner en la palma de la mano del cliente toda la oferta comercial. El aumento del tráfico hacia la web va de la mano de la posibilidad de un aumento del nivel de conversión.

    Asimismo, la aplicación no debe considerarse un complemento, sino el pilar de la estrategia empresarial. Se trata de convertirla en la puerta de entrada de nuevos clientes. Basta con indicar que el 85 % del tráfico de Internet procede de teléfonos inteligentes. Aprovechar este potencial es sinónimo de apostar por el futuro.

    Por qué desarrollar una aplicación móvil para tu negocio

    En ocasiones, dudamos ante la posibilidad de evolucionar. Si hasta la fecha nos ha ido bien, ¿por qué habría que cambiar? Repasamos siete beneficios de las aplicaciones móviles para empresas para que despejes todas tus dudas.

    El análisis de datos

    Cada persona que accede a la aplicación deja una serie de datos. Estos son una información de enorme valía. Su repaso conlleva conocer:

    • La profesión.
    • Las veces que se abre la aplicación.
    • Si se ha registrado o no.
    • Cuánto tiempo se utiliza.
    • Si se ha comprado algo o si el cliente se ha suscrito a los servicios propuestos.
    • Si se ha desinstalado.
    • Para qué se emplea la aplicación exactamente.
    • Cuántos pedidos se reciben a través de la aplicación.

    Lo anterior permite conocer el estado real de la empresa y tomar las medidas oportunas para mejorarlos.

    La mejora del branding

    Vendemos productos o servicios, pero también una marca. Su nombre debe ser sinónimo de la oferta disponible. El uso de una aplicación facilita que el cliente conozca las características reales de la compañía. A mayor facilidad de uso, más opciones habrá de lograr la conversión. La aplicación se convierte en una oportunidad única para conocer mejor la marca que queremos potenciar.

    La personalización

    Cada proyecto se realiza a medida de la empresa que lo solicita. El objetivo principal es la conversión, pero no pueden olvidarse otros factores. Uno de ellos la mejora de la experiencia del usuario. A ello contribuyen el machine learning y la inteligencia artificial. Es decir, la app se adapta a quien la usa automáticamente y le ofrece lo que busca.

    Los datos obtenidos permiten afinar al máximo y convertir cada propuesta en una más eficaz. El aumento de la competitividad y de la eficacia es un hecho comprobable. Cualquier empresa con una aplicación parece convencer más a su clientela potencial.

    El engagement a través del contacto directo

    Ninguna aplicación se crea para un uso único. La meta es que se convierta en un recurso de uso recurrente. Para ello, es posible enviar dos tipos de notificaciones:

    • In-app. El cliente las verá en la pantalla de su móvil. Potencian la interacción. Una variante es enviar mensajes con enlaces a descuentos, promociones, contenido de interés o servicios.
    • Push. Aparecen en la pantalla de desbloqueo, pero pueden configurarse. Reactivan al usuario e invitan a que reabra la aplicación. Es posible personalizar al máximo cada mensaje, lo que supone un valor añadido a nuestra propuesta.

    La fidelización

    Una vez que el cliente final se familiariza con el funcionamiento de la aplicación es cuando comienza el trabajo. Se suele cometer el error de no modificar lo que funciona, pero en este caso sería contraproducente. Una app debe ir creciendo con el cliente.

    El objetivo es romper la unilateralidad y convertir a cada usuario en parte esencial del desarrollo. Se puede conseguir gracias a:

    • Las valoraciones que deje sobre la aplicación. Es adecuado preguntar directamente qué debería cambiarse y cuáles son los puntos fuertes. Poner en práctica las recomendaciones es fundamental para evolucionar.
    • Las promociones. La aplicación debe ser la base de ofertas exclusivas y, si es posible, por un tiempo limitado. La idea es fomentar su instalación y su uso.
    • La actualización periódica. Mejora la usabilidad y permite conocer quién prefiere no actualizarla. El dato nos permite conocer a los usuarios que hay que reactivar. El empleo de otras vías para subrayar la importancia de la actualización es ideal. Ofrecer descuentos o contenido especial sin coste anima a realizar el proceso.

    La disponibilidad

    Se trata de dar a conocer nuestro catálogo durante las 24 horas. Cuando el cliente no tenga acceso a Internet, también podrá acceder y repasar la oferta disponible. Aprovechar los desplazamientos en transporte público para leer los detalles de un producto o servicio es el primer paso hacia la conversión.

    La competitividad

    Debemos analizar si otras empresas de nuestro nicho de mercado disponen de una aplicación. De ser así, la nuestra debe ser mejor en todo para distinguirnos. Es adecuado convertir el producto final en una especie de menú de opciones. Cuanto más funcional sea el diseño, y más fácil su uso, más probabilidades de éxito. Romper moldes e invertir en este tipo de tecnología ayuda a convertir la aplicación en una fuente de ingresos.

    El posicionamiento

    Los estudios realizados confirman que un usuario medio instala en torno a 30 aplicaciones en su teléfono. Este es el primer paso. El segundo es conseguir que el acceso desde la nuestra hacia la web sea inmediato. Recordamos que cada aplicación tiene una utilidad concreta y que debemos marcar la diferencia para que nuestra estrategia sea más eficaz.

    Esperamos haber aclarado la importancia de las aplicaciones móviles para empresas. Todo sea por fomentar la adaptabilidad a las exigencias de los clientes y a las tendencias tecnológicas más actuales. Cada idea puede convertirse en la clave de una etapa comercial marcada por el éxito.

    , , ,

    Volver