Familia junta, mientras el hombre teletrabaja

¿Qué puedo hacer para desconectarme del teletrabajo?

Ahora que el teletrabajo está a la orden del día, debemos saber adaptarnos a la nueva normalidad, que incluye trabajar desde casa y la temida no desconexión de la jornada laboral, pero ¿cómo podemos conciliar nuestro espacio personal y nuestra vida profesional?

Por supuesto que teletrabajar parece tener sólo ventajas; tus propios horarios, comer siempre en casa, levantarte las veces que quieras, evitarte el tiempo de desplazamiento y de sus atascos, los gastos que todo esto conlleva, etc., pero sin organizarnos debidamente podemos transformar, sin darnos cuenta, una jornada de 8 horas en una de 12.

Seguro que ya sabrás organizarte, pero por si acaso, te queremos dar unos pequeños consejos o tips muy fáciles de seguir, que pronto los tendréis más que interiorizados para trabajar de una forma más cómoda y amena.

 

  • Planifícate el día: Tanto si tienes que escaparte un momento a la farmacia como si tienes que llevar a los niños un rato al parque, lo aconsejable es que cualquier distracción entre en tu planning, marcando un horario de entrada y de salida. Así tendrás más que controlada tu jornada laboral y podrás disfrutar cuanto antes de tu familia y amigos.
  • Tu espacio de trabajo: Procura que el espacio que utilices para trabajar sea exclusivamente para trabajar. No pasará nada por trabajar un día desde la cocina, pero que no sea una cosa  habitual, porqué sino cada vez te costará más separar tu trabajo de tu ámbito personal.
  • Utiliza herramientas para gestionar tus tareas: Es muy probable que ya las tengas, pero siempre va bien recordar que la tecnología es nuestra mayor amiga en cualquier ámbito, así que aprovéchala y sácale el mayor partido posible.
  • Vístete aunque no tengas planeado salir de casa: Forma parte de una rutina sana de conexión con el trabajo y, aunque muchos no lo crean, funciona. Esto te ayuda a concentrarte y no seguir durmiendo con los ojos abiertos.
  • Mima tu espacio de trabajo: Decóralo, hazlo sentir como en casa, nunca mejor dicho. Siéntete en paz con él y comparte esta agradable sensación con tus compañeros. De ello también consta una buena silla de trabajo. Recuerda que tendemos a encorvarnos delante del ordenador, evita posturas innecesarias que te puedan causar daños en la espalda a corto o largo plazo.
  • Sal de casa por lo menos una vez al día: Sal a respirar el aire puro. El sol es tan necesario como el descanso para los seres humanos, así que es necesario buscar un momento entre Netflix y las palomitas para salir a despertar un poco las piernas y despejarnos.
  • Déjate la comida preparada, como cualquier otro día: Para que no te pases cocinando mucho más tiempo del que querrías, o para no acabar comiéndote un sandwitch delante del ordenador, deja la comida preparada la noche anterior como hacías antes del confinamiento. De esta manera también te das tu tiempo de desconexión para comer y separarlo de un deber más.
  • Reúnete con tus compañeros: Informalmente, busca tiempo para hacer una reunión grupal, reírte, ponerte al día, bromear, hacer un café con ellos aun siendo desde detrás de la pantalla es fundamental para tu bienestar en el trabajo.

 

Muchos de estos consejos son bien conocidos por los trabajadores, pero no todos puestos en práctica, ya sea por despiste o por la poca importancia que se les da ha estas recomendaciones. Unos malos hábitos de teletrabajo, pueden perjudicarte en tu productividad y rendimiento mientras trabajas.

En pasiona, ayudamos a reinventar la forma de trabajar de las empresas, introduciendo un teletrabajo de calidad y más productivo ¿Crees que tu organización le está sacando el máximo partido al teletrabajo? Contáctanos en caso de necesidad o duda y déjalo en manos de nuestros especialistas.